Artículo
Troleo costero
Por: Gustavo Silva

Para muchos de nosotros es una de las opciones más accesibles para realizar la pesca desde la embarcación, que quizás, no requiera ni el barco más costoso, ni la necesidad de un presupuesto alto y que nos depara buena acción cuando sabemos en dónde  buscar, cuándo y qué técnica utilizar. 

Lo primero es determinar qué es considerado Troleo Costero.  Podemos utilizar algunos parámetros como la profundidad a la que estamos o la distancia de la costa a la que pretendemos pescar, sin embargo es tan variable que lo mejor es tratar de definir el término con la profundidad de pesca. Esto suena extraño, pero hay lugares en donde las características geográficas permiten realizar pesca de altura  a tan solo unos cientos de metros de la costa, que obviamente no se considera troleo costero pues se requiere de equipo especializado y todo lo que conlleva la pesca de altura (Offshore); sitios como éstos son pocos y en verdad envidiables y ya habrá ocasión para tratar de este tipo de pesca. 

Entonces, el troleo costero lo podemos definir como el troleo o pesca al curricán que se realiza en aguas no profundas que van desde los 5 hasta los 30 metros. Tomando esta definición como base, podremos determinar qué es lo que utilizaremos.

Aspectos generales. 

El troleo costero nos ofrece la oportunidad de pescar desde una embarcación y utilizar equipos no muy especializados, para lograr variadas capturas de diversas especies.  Cuando se dice que no se requieren equipos especializados es porque incluso podemos utilizar el mismo equipo que usamos para la pesca de playa o de estero e incluso es posible realizarlo a mano. Esto nos permite practicar esta pesca con el mismo equipo que usamos para otras aplicaciones sin tener que adquirir equipos más grandes y costosos.  

Además no requerimos de embarcaciones muy grandes, aunque en este aspecto siempre debemos considerar que una embarcación de pesca deportiva, mientras más grande sea, nos ofrece más comodidad y seguridad. Como en cualquier otro tipo de pesca embarcada, siempre debemos observar las medidas de seguridad necesarias tal y como las definen las normas náuticas internacionales.

De los equipos. 

Uno de los principales aspectos a considerar es el libraje de nuestras líneas, en este caso, recomiendo el uso de línea de monofilamento de buena calidad, en librajes que van desde las 12 a las 25 libras; cualquier equipo diseñado para estos librajes, nos servirá para pescar en esta modalidad.  

Es muy importante que consideremos el uso de líneas de buena calidad, pues éstas nos permitirán desarrollar nuestra pesca en mejores condiciones y con menos posibilidades de falla.  

Podemos utilizar también líneas trenzadas, sin embargo, debemos tener algunas consideraciones cuando las usamos, porque no fueron diseñadas para resistir impactos muy fuertes, debido a que tienen cero elongación, es decir, no se estiran. Así, lo principal cuando usamos línea trenzada es calibrar nuestros frenos considerando que ésta no se estirará cuando enganchemos algo, y que si nuestro freno esta “apretado” la línea puede reventar en el momento del pique. 

De las cañas, es ideal el uso de cañas cortas para líneas de hasta 25 libras, sin embargo como ya mencionamos podemos utilizar otros equipos y quizá la diferencia estará en la comodidad dentro de la embarcación. Una caña corta nos da la ventaja de poderla manejar con relativa facilidad, sin mucho problema cuando hay más de dos pescadores en la embarcación. 

Por otro lado, una caña larga de 8 ó 9, nos puede permitir usar más de dos líneas si la embarcación es pequeña, pero debemos tener más cuidado en su manejo. 

Un consejo muy útil es que cada línea debe estar a una distancia diferente, las líneas que van a los costados deberán estar a unos 20 ó 25 metros de longitud, las centrales pueden ir más lejos, de ésta manera es posible disminuir la posibilidad de un enredo en las vueltas.  

De los señuelos. 

En la zona costera de Quintana Roo y Yucatán por ejemplo, se usan señuelos de paleta grande (que bajan de 15 a 30 pies) para la pesca de meros, pargos, negrillos, abadejos, etc; en zonas de piedra y arrecife, como los XRap Magnum, o los Rapala Magnum de paleta metálica, los Yo Zury Hidro Magnum e Hidromagnum Down Deep, los Manns Strecht 25+ y los Los Rebel Jaw Breaker.  

De los colores, aunque no existe una regla como tal, los llamativos como el Firetiger o Hothead tienen buenos resultados para los peces de fondo. 

Si buscamos barracudas o jureles, podemos usar cucharas metálicas como las Drone, Krocodile, Tony Acceta y  algunas otras que nos depararán buenas capturas de estas especies y que dependerá del tamaño de nuestro señuelo lo que podamos pescar, por ejemplo, para la sierra también son efectivas las cucharas pero de tamaño pequeño.

Un señuelo muy efectivo que ya hemos mencionado para la pesca de la barracuda es el “Cuda Tube” que también podemos trolear a una velocidad lenta en zonas costeras y sin duda tendremos capturas, con la ventaja que por su conformación puede soportar los ataques de varios de los dientudos y el posible daño se resolvería con el recambio del tubo de goma, teniendo a la mano una solución muy económica en todo momento. 

Si usamos señuelos más pequeños, digamos de unas 4 ó 5 pulgadas, como los Xrap de Rapala, los Bomber Long A, los Jointed Long A, Crystal Minnow, o Tobimaru de Yozury, podemos pescar otras especies como pargos, sierras, jureles y algunas otras.  También podemos usar Bucktail Jigs, desde 1 a 3 oz. de los que usamos en las playas. 

En general podemos decir que los señuelos que usamos para la pesca en el estero o de playa, también los podemos usar con éxito en el troleo costero. 

De las embarcaciones. 

En lo relativo a las embarcaciones, en una embarcación pequeña podemos utilizar dos líneas para troleo e incluso 4 líneas dependiendo del tipo de señuelos y la manera de colocar nuestro arreglo o “spread”. Si la embarcación cuenta con algunos aditamentos como “outriggers” o tangones entonces, se facilita mucho el poder usar más líneas, lo que nos permitirá tener oportunidad de lograr más capturas. 

Si no contamos con outriggers  entonces podemos usar tres líneas al mismo tiempo, o incluso cuatro si contamos con alguna manera de amarrar nuestras líneas al bote podemos usar un par de ligas y colocarlas en la proa de la lancha, para de ahí, sujetar nuestras líneas y con ello usar hasta 4, dos en los extremos y dos en cada costado de la lancha.  

La velocidad de la embarcación debe ser moderada, de 4 a 8 a nudos, a esta velocidad es suficiente para dar acción a nuestros señuelos y lograr engañar al pez. Cabe mencionar, que trolear a velocidades mayores hace más selectiva nuestra captura, pero el impacto sobre nuestra línea y la velocidad de arrastre que tiene por ejemplo un buen wahoo, seguramente “tronará” nuestra línea o vaciará nuestro carrete sin mayores esfuerzos. 

El troleo costero nos puede ofrecer buenas capturas, solo debemos buscar el lugar adecuado para tener éxito, debemos buscar zonas con rocas, o arrecifes, zonas con caídas o canales, cerca de hundimientos y ocasionalmente en zonas de arena, pero en general debemos buscar estructuras sumergidas (entiéndase como cualquier piedra, arrecife, cambio en el fondo) y en muchas ocasiones a simple vista podemos localizar nuestra zona de pesca.


  HERRAMIENTAS






   Recomiendanos a un amigo
   Anunciate con nosotros
   Comentarios y sugerencias
   Agreganos a tus favoritos
REVISTA TROLEO
Calle 25 No. 101-H entre 12 y 14 Col. Chuburná de Hidalgo, Mérida, Yucatán, México.
E-mail: revistatroleo@gmail.com
Tels: (999) 948 - 20 - 40, 948 - 20 - 50
[  www.revistatroleo.com.mx  ]